Archivo | Odontología RSS for this section

Elena González Canal, elegida en representación de la Universidad Europea de Madrid 

El pasado viernes 17 de abril, se celebró en el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la 1ª Región, el curso Nuevos valores en Odontología”, en el que cada una de las cinco Universidades madrileñas con docencia en Odontología, fue representada por uno de los alumnos de sus distintos Másters.

La Universidad Europea de Madrid eligió para este evento a la Dra. Dña. Elena González Canal, la cual presentó de forma brillante la ponencia  “Planificación y flujo de trabajo digital en Prótesis”, desarrollada a partir de algunos de los trabajos más complejos que durante estos dos últimos años ha desarrollado en el Máster Universitario en Prótesis, Implantoprótesis y Estética Dental de dicha Universidad.

 

Anuncios

Como cuidar nuestro cepillo de dientes

Lo primero a tener en cuenta, es que el cepillo más aconsejable en general, es el que tiene las cerdas de consistencia media y el cabezal no muy grande para faciltar el acceso a todas los dientes, incluso los más posteriores. Lo ideal es sustituirlo cada tres meses más o menos, o cuando las cerdas empiecen a estar gastadas o abiertas.
Después de cada cepillado, debemos realizar el enjuague del cepillo con agua corriente hasta que no queden restos del dentífrico.
Una vez realizado el enjuague hay que dejarlo secar al aire libre y en posición vertical con las cerdas hacia arriba.
No utilizar nunca el microondas ni el lavavajillas para lavar o esterilizar el cepillo ya que se dañaría.
Si los cepillos de varias personas comparten el mismo recipiente no deben entrar en contacto unos con otros.
Por último, no deben mantenerse cubiertos ni en recipientes cerrados ya que esto provoca el crecimiento de bacterias.

Protocolo ante un traumatismo dentario con avulsión (pérdida)

La avulsión es el desplazamiento completo del diente fuera de su alvéolo con la consiguiente destrucción del paquete vásculo nervioso y del ligamento periodontal que les une.
La causa es traumática y ocurre sobretodo en niños, la mayor parte de las veces en el ámbito escolar y durante la práctica de deportes sin protectores bucales, peleas, juegos violentos…..etc.
Su tratamiento consiste en la reimplantación de la pieza avulsionada y el pronóstico dependerá en gran medida del tiempo transcurrido y del manejo que se haya hecho de la pieza en cuestión.
Por tal motivo, es muy importante conocer unas regla básicas de las que lo primero es confirmar que es una pieza permanente, ya que los de leche no se reimplantan.
Para ello, una vez encontrado el diente, debe cogerse POR LA CORONA, no por la raiz y lavarlo unos segundos con agua o suero salino SIN FROTARLO con nada.
A continuación, si es posible, colocarlo de nuevo en su alvéolo presionando suavemente y para mantenerlo luego en su sitio morder por ejemplo un pañuelo.
Si en este proceso no han transcurrido más de cinco minutos con el diente fuera de la boca, el éxito es de casi el 100% de los casos con una regeneración completa del ligamento periodontal.
En el caso de que hubieran transcurridos no más de 60 minutos, el pronóstico sigue siendo bastante bueno, pero a partir de ahí la viabilidad celular disminuye y el pronóstico se ensombrece.
Si no pudiera recolocarse el diente en su alvéolo, este deberá TRANSPORTARSE EN LECHE ENTERA FRÍA ó suero salino ó en la misma boca del paciente (en una de las mejillas), pero NUNCA EN SECO.
Y por último, acudir de urgencia a la clínica donde tras la exploración se completará el tratamiento.

EXPODENTAL

Durante todo el fin de semana se está desarrollando en el Recinto Ferial Juan Carlos I de Madrid, la feria dedicada al mundo de la Odontología y Estomatología, donde se presentan los nuevos avances de este sector de la sanidad. Tanto el doctor Fernando González Llorián como su hija la odontóloga Elena González Canal, asisten a la misma para conocer personalmente las novedades de nuestro sector y ponerlas al servicio de nuestros pacientes.

Formación continua

La Odontología avanza a pasos agigantados y hay que intentar no quedarse atrás. Por eso este viernes y sábado estamos aprovechando al máximo el curso “Estética en la rutina diaria clínica con resinas compuestas” impuesto por el Dr. Rafael Piñeiro Sande en el Hotel NH, con la colaboración de Ivoclar Vivadent y Zeiss.

1614562_559890170785260_1103122780_o1798904_559142374193373_2042790097_o 1911010_559256977515246_103337772_o 1932686_559142180860059_1711146230_o 1960871_559257267515217_846903615_o 1960906_559318274175783_168906148_o

Alteraciones orales en la menopausia

En la menopausia se produce un descenso en la producción de estrógenos que puede dar lugar a una atrofia y sequedad de las mucosas, incluida la de la cavidad oral (lo que se une a la atrofia que las glándulas salivales sufren con la edad y que origina una menor producción de saliva). Puede manifestarse como síndrome de boca ardiente, gingivitis y/ó xerostomía (sequedad de boca)

Clinica Gonzalez Llorian 3

La encía es más fragil ante los traumatismos y se irrita más facilmente por la presencia de placa bacteriana. Esto puede dar lugar a una inflamación gingival que además cursaría en ocasiones  con ulceraciones, lo que dificulta la higiene por las molestias que genera y por tanto crea un círculo vicioso de inflamación-ulceración-dolor  que lleva a empeorar la higiene y, consecuentemente a un deterioro de la salud gingival

Además la sequedad de boca disminuye las defensas dentarias ante las caries haciendo más frecuente la reaparición de caries en los márgenes de las obturaciones y la formación de otras nuevas, sobretodo en zonas radiculares.

Ante esto es muy importante extremar la higiene diaria, ingerir líquidos en abundancia y acudir periódicamente al dentista para proceder a la eliminación del sarro y el control de caries.

Consejos para una buena salud oral

Seguir una dieta equilibrada y consumir determinados alimentos nos ayudará a mantener una buena salud oral. Está demostrado, que la reducción del consumo de productos azucarados junto a una adecuada higiene oral y las revisiones periódicas con el dentista, son la base de una perfecta salud bucodental. En este sentido, los lácteos, al contener calcio, son esenciales para mantener el buen estado del hueso y la conservación del esmalte dental, mientras que la vitamina C presente en los cítricos refuerza la salud de las encías. Por otra parte, morder apio, zanahoria o manzana, masajea las encías y aumenta la producción de saliva ayudando a neutralizar las bacterias que provocan la caries.

Clinica Gonzalez Llorian 1l

En cambio, el consumo excesivo de alimentos ricos en azúcares como la bollería y las golosinas, pueden provocarnos enfermedades bucoldentales ya que la fermentación de dichos azúcares provoca la aparición de caries. Los azúcares al fermentar se transforman en ácidos que atacan el esmalte dental, por lo que es fundamental realizar un buen cepillado después de comer.A este respecto, son los niños los que constituyen el mayor grupo de riesgo al ingerir estos alimentos con mayor frecuencia y sumado a que tienen una higiene bucal más deficiente. A su vez, el exceso de consumo de alimentos ricos en ácidos como es el caso de los refrescos, zumos, vino y vinagre, puede dañar el esmalte dental y provocar erosiones en los dientes lo que se traduce en un aumento de la sensibilidad ante lo frío y lo caliente.

De esta forma, la dieta de los más pequeños debe incluir frutas y verduras y limitar al mínimo el consumo de bollería, golosinas, ketchup y bebidas gaseosas que contienen sacarosa que potencia la aparición de caries. La fructosa, en cambio, que es el azúcar que contienen las frutas, no tiene este efecto perjudicial.

Encuesta de salud oral en España

El Consejo General de Colegios de Dentistas de España ha presentado las conclusiones de la Encuesta de Salud Oral en España. En ella se constatan varios hechos diferenciales respecto del resto de la Unión Europea, como es el hecho de que solo entre el 53 y 65% de las caries son tratadas mientras que en Europa la cifra asciende al 85%.

Los mayores de 65 años tienen una  media de 14 dientes con caries por persona, 12 de ellos no  tratados. Esto se justificaría entre otras cosas por el hecho de que el 20% de esos mayores de 65 años no se cepilla los dientes nunca ó casi nunca.

En el grupo de edad entre 35 a 44 años, la caries afecta al 92%  de las personas, con una media de seis por individuo, y de ellas solo cuatro se llegan a obturar.

En la población juvenil con dentición definitiva el promedio de piezas cariadas es de 1,1 a 1,7 por individuo.

En la población infantil, el 33% tiene un diente de leche con caries y, a pesar de la importancia de su tratamiento, solo uno de cada cuatro es tratado.

En cuanto a la influencia del nivel social y el entorno, la encuesta concluye que el índice de caries aumenta en las clases sociales más bajas mientras que en las más altas, así como en el medio urbano, la incidencia es menor y el número de caries tratadas es más elevado.

Esta Encuesta hace una comparativa entre la salud oral de la población inmigrante y la española: el resumen es que los inmigrantes tienen mayor número de caries pero los tratamientos que reciben estas son menores.  Como consecuencia, la población extranjera necesita cuatro veces más endodoncias y extracciones y tiene cuatro veces más dolor dentario que los españoles.

En cuanto a la enfermedad de las encías, entre el 85 y 94% de la población mayor de 35 años presenta algún problema de salud en sus encías, aunque solo entre el 5 y 11% tiene una enfermedad periodontal severa.

El Consejo insiste en la importancia de este proceso que no solo lleva a la pérdida de los dientes sino que puede incrementar el riesgo cardiovascular, la descompensación de la diabetes ó el parto prematuro.

En cuanto a la maloclusión ó mal alineamiento de los dientes, están afectados cuatro de cada diez adolescentes, la mitad de ellos de forma severa.

Uno de cada cuatro adultos entre 35-44 años,  tiene algún tipo de problema en la articulación témporo mandibular (ATM) principalmente chasquidos, limitación de la apertura ó dolor.

El 6% de individuos entre 35-44 años no se cepilla nunca ó casi nunca los dientes.

La salud bucodental en España en el 2010

El Consejo General de Dentistas, acaba de presentar los resultados de su última encuesta nacional sobre la salud bucodental en España, para conocer los hábitos de higiene, el uso de los servicios odontológicos y la calidad de la vida oral de la población española, tanto adulta como infantil, a lo largo del 2010.

Entre las principales conclusiones, destaca que el 60% de la población, muestra el mismo interés por su salud oral que por la general. Frente a estos datos, sorprende que el 85% de los padres no ha llevado a sus hijos al dentista en el último año; tampoco lo ha hecho el 52% de los adultos. Son especialmente preocupantes las cifras de la tercera edad: solo el 38% ha asistido a una clínica dental en los últimos 12 meses. De hecho, España es el cuarto país de la Unión Europea que menos ha visitado al dentista, sólo por delante de Letonia, Hungría y Rumanía.

Los principales motivos esgrimidos para no acudir al dentista, son para el 47% la ausencia de problemas, la crisis económica para el 23%, el miedo el 12% y la falta de tiempo el 10%.

En el apartado de los hábitos de higiene oral, las conclusiones revelan que más del 20% de los adultos no se cepilla los dientes, al menos, dos veces al día. Sin embargo, en cuanto a la utilización de métodos auxiliares de higiene, los datos son sorprendentemente elevados: el 62% usa colutorio, el 42% cepillos interdentales y el 29% seda dental.

En cuanto a la salud de la población infantil, el estudio revela que más del 30% de los padres, reconoce que sus hijos no se cepillan los dientes dos o más veces al día y que sólo el 15% ha llevado a sus hijos al dentista en el último año.

La conclusión, es que estos datos son sumamente preocupantes y que este aspecto debería ser considerado como “una prioridad educativa para los padres, que desconocen aún el valor y la importancia de un correcto seguimiento periódico de la salud bucal en la población infantil”.

Relacionan el asma con la caries y la gingivitis

Según un estudio realizado a cuatro grupos compuestos por niños de tres y seis años, adolescentes de entre 12 y 16 años, y jóvenes de entre 18 y 24 años, los individuos con asma presentaban una mayor incidencia de caries y gingivitis. Los niños con asma tienen mayor tendencia a respirar por la boca, lo que hace que se les seque y tengan mayor necesidad de beber y tomar con más frecuencia, bebidas azucaradas. En el grupo de los adolescentes, solo uno de cada 20 asmáticos no tenía caries, circunstancia que en el caso de los no asmáticos aumentaba a 13. Según el estudio, la baja secreción de saliva debido a los medicamentos que toman, podría ser la causa del incremento en la aparición de caries. Por todo ello, se recomienda que los médicos, los odontólogos y los padres de los niños asmáticos, sean conscientes de la relación entre el asma y la higiene oral.